20% de consultas oftalmicas en el IMSS corresponde a glaucoma

 El 60 por ciento  de los casos es en mujeres

El glaucoma es una enfermedad de los ojos que se origina por una elevación en la presión intraocular, la cual daña el nervio óptico de forma irreversible; alrededor del 20 por ciento de las consultas en el servicio de oftalmología del Hospital General Regional (HGR) No. 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en Querétaro, son por este padecimiento, de las cuales el 60 por ciento corresponden al sexo femenino, informó Paulina Rosalía Bárcenas Rivera, oftalmóloga de dicho nosocomio. 

Los principales factores de riesgo para desarrollarla son: ser mujer, mayor de 40 años, tener antecedentes familiares de glaucoma, así como la hipertensión y la diabetes, padecimientos que tienen relación con esta enfermedad, porque hacen que se desencadene más rápido”, añadió la especialista. 

Existen varias clasificaciones de glaucoma, sin embargo el más frecuente es el conocido como de ángulo abierto; en éste la elevación de la presión ocular es constante lo que daña el nervio óptico de manera gradual.  “Como no es una presión muy alta y de forma súbita, el paciente no presenta síntomas y cuando se detecta ya se encuentra muy avanzado. Muchos pacientes que acuden a valoración sin saber que tienen la enfermedad, cuando se les hace el diagnóstico ya se encuentra en fases muy avanzadas.

En esos casos, la pérdida del campo visual es notoria, pues chocan con puertas, paredes, dan banquetazos, además de que ven como a través de un tubo”, agregó la doctora rcenas Rivera. 

Por el contrario, el glaucoma de ángulo cerrado sí presenta síntomas tales como dolor ocular, fotofobia —sensibilidad a la luz—, visualización de halos de colores, destellos, sobre todo por la noche, dolor de cabeza, vómito, disminución de la vista; esto se debe a un aumento súbito de la presión en el ojo, por lo que la pérdida de la visión es más drástica. 

La principal complicación de dicha enfermedad es la ceguera, sin embargo, con un tratamiento oportuno, la pérdida visual se desacelera hasta por 30 años, lo que mejora la calidad de vida del paciente

Por lo anterior, el Seguro Social aconseja a la población en general a visitar al oftalmólogo una vez al año a partir de los 40 años, especialmente si se tienen antecedentes de este padecimiento. 

“El glaucoma es una enfermedad cuyo daño es irreversible, solo se desacelera su progresión controlando el factor hipertensión ocular; por lo que el tratamiento va enfocado al control de la presión en el ojo, aunado a valoraciones oftalmológicas periódicas, medicamentos tópicos; casi todos los pacientes en un estadío uno responden muy bien al tratamiento”, finalizó la doctora Paulina Bárcenas. 

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario