“Algunos disensos azules”. Jesús Roldán Acosta

“Frecuencias”
Según algunos entendidos de la política, al interior del Partido Acción Nacional (PAN) y en el ámbito de la cúpula nacional de esta organización política, al parecer, están ocurriendo algunos serios disensos entre el presidente Ricardo Anaya Cortés y su “alfil” y actual Coordinador de la fracción panista en la Cámara de Diputados (San Lázaro) Marko Cortés, ya que a últimas fechas éste se ha estado inclinando para llegar a importantes acuerdos con su ex jefe, Gustavo Madero Muñoz; con ello el diputado federal por Michoacán ha entrado en “sutiles” diferendos con el queretano Ricardo Anaya.
Se antoja que es “una sopa de su propio chocolate”. Cuando Anaya Cortés cortó de manera abrupta su “cordón umbilical” que le “unía a su otrora predecesor, el oriundo de Chihuahua.
Por si no fuera poco, con la debida proporción guardada, también por estas coordenadas geográficas se percibe cierto “Disenso” entre el actual edil del Municipio de Querétaro, Marcos Aguilar Vega y el Diputado Federal Armando Rivera Castillejos; ya se estaba anunciando dicha ruptura, cuando el directo legislador federal y -como es su carácter franco-, y sin tapujos, criticó en redes sociales los innecesarios gastos realizados por la actual administración municipal destinados a pintar los múltiples puentes de esta demarcación, ya que ello implicaban costosos e innecesarios gastos, que bien podrían canalizarse para obras sociales de mayor envergadura.
Ese hecho pudo haber ocasionado resentimientos en la persona de Aguilar Vega, quien se caracteriza por ser un individuo de “mecha corta”.
Pues bien, lo anterior viene al caso, ya que Marcos Aguilar Vega fungió como casamentero oficial la tarde del sábado pasado en la boda por el civil, contraída entre Laila Amieva Kobeh y el ingeniero Alejandro González Valle (hermano del ex presidente capitalino Manuel González Valle, quien posteriormente contendió y perdió en las elecciones para la gubernatura del estado de Querétaro ante José Eduardo Calzada Rovirosa.
La celebración oficial se efectuó en las instalaciones de la Hacienda “La Bartola” y acudieron cerca de 500 personas, en las que se hicieron notar tanto regidores panistas, los principales colaboradores de Aguilar Vega, así como de parientes de ambos contrayentes.
Pues bien, lo interesante de ese evento es que entre el sitio donde se encontraban Marcos Aguilar Vega y su esposa y Armando Rivera Castillejos mediaban unas cuantas mesas; y entre ellos ninguna mirada intercambiaron, mucho menos hubo los tradicionales saludos de cortesía. Propio de la relación añeja, entre Marcos Aguilar Vega y Armando Rivera Castillejos.
Recordemos que éste último fue jefe y mentor político de Aguilar Vega, en el tiempo en que el primero fungió como presidente del Municipio de Querétaro y le fortaleció en su encomienda como Contralor municipal.
Además de que Rivera Castillejos le apoyó en sus aspiraciones políticas, que le hicieron ocupar los escaños de diputado local y federal, así como en la pasada campaña electoral para aspirar al cargo de presidente municipal.
Según los comensales que atestiguaron esa escena coinciden en que fue una evidente y marcada ruptura entre ambos.
Lo anterior viene a colación por la lectura del texto escrito tiempo atrás por el filósofo y político meritense (ya fallecido) Carlos Castillo Peraza en su obra “Disiento”; el cual se refería, entre muchas de sus aportaciones que el “disenso” forma parte del ejercicio que tiene cabida en las entrañas de la Democracia en el mundo de la política. Yo iría un poco más lejos, incide aún en el ámbito de la familia y de la amistades.
!Ah qué Marcos Aguilar Vega!
Sólo cabe recordar que el que se enoja en la política muchas veces, a la postre pierde.
¿A poco no?
@JROLDANA

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario

75 − = 71