Es un caso de justicia o, para decir lo menos, de atención de la autoridad queretana

Este lunes el presidente municipal de Querétaro, Luis Nava, se apersonó en el fraccionamiento Hacienda de Santa Rosa que fue literalmente abandonado por la empresa que lo desarrolló (Homex, de Eustaquio de Nicolás Gutiérrez).

Ni calles, ni agua potable, ni alumbrado público y tampoco servicio de recolección de basura. Nada dejaron los constructores, lo que generó que la zona se convirtiera en un foco de delincuencia y abandono.

Imagínese vivir así, en tales condiciones, por espacio de 9 años.

Por eso es que vale la pena destacar la visita del presidente municipal a esta zona “minada”; su decisión de escuchar a los vecinos y, más importante aún, de proponer mecanismos de solución a esta problemática es algo que no habíamos visto.

Ojalá que estos queretanos solventen la situación que enfrentan con el apoyo del alcalde Nava y, de paso, procedan legalmente en contra de quienes les vendieron y huyeron, como viles delincuentes.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario