Home » Barra de opinión » Francia se escribe con FI: Juan M. Bueno

Francia se escribe con FI: Juan M. Bueno

El  movimiento ciudadano Francia Insumisa, que impulsa la candidatura presidencial de Jean Luc Mélenchon (JLM) ha logrado un sorprendente desempeño en la preferencia de los votantes galos en las últimas semanas. En este proceso electoral, cuya primera vuelta se llevará a cabo este domingo 23 de abril, Mélenchon se encuentra ya entre los favoritos para pasar a la segunda vuelta.

El éxito de Francia Insumisa se fundamenta en un programa de gobierno denominado El futuro en común, elaborado por cientos de participantes,  así como en los discursos de su candidato en los que se percibe una visión filosófica de los problemas de Francia y del mundo, lo que ha repercutido en una revolución del pensamiento en este país. Por ello, el símbolo de su lucha política es la letra Fi del alfabeto griego que significa sabiduría. A manera de ejemplo, cerca de doscientos universitarios, investigadores y maestros franceses han hecho un llamado a la unión en torno a JLM con un “voto razonado”. También, personalidades del mundo intelectual y artístico de Francia y otros países como Michaël Fœssel,  Noam Chomsky, Danny Glover, Mark Ruffalo y Eve Ensler han llamado a votar por Mélenchon.

El aumento en la popularidad del movimiento Francia Insumisa ha sido espectacular. En una manifestación en París, cuyo tema principal fue la instauración de una asamblea constituyente en vías de la creación de la 6ª República que permita, entre otros objetivos, terminar  con la llamada monarquía presidencial, JLM reunió alrededor de 130 mil  seguidores. Tres semanas después, en Marsella, el domingo 9 de abril, en un encuentro dedicado a la paz en Francia y en el mundo, en el que se dieron cita 70 mil participantes, Mélenchon recalcó la vocación universalista de Francia, que en las presidencias de Sarkozy y de Hollande se le confinó en la OTAN a manera de remolque en las locuras bélicas de los Estados Unidos, por lo que manifestó  que la salida de Francia de ese organismo es una necesidad absoluta, así como el rechazo a toda intervención militar sin el mandato de la ONU. Mientras tanto, Marine Le Pen, Emanuelle Macrón y Fillon no han otorgado en sus respectivos programas de gobierno, ni en sus declaraciones, opciones alternativas a las acciones militares de los Estados Unidos. En ese escenario, a Mélenchon se le reconoce ahora como el candidato por la paz.

Todo parece indicar que los votantes han entendido la esencia de El futuro en común, que prevé la adopción de una serie de medidas económicas como el pleno empleo: ya que hasta ahora hay seis millones de trabajadores en paro, 10 %  de la fuerza de trabajo;  el mantenimiento de la semana laboral de 35 horas y el aumento sustancial al salario mínimo, entre otras propuestas. 130 economistas de 17 nacionalidades han analizado y reconocido la factibilidad de la aplicación de las medidas contenidas en el programa económico de La Francia Insumisa. De la misma manera, el programa de gobierno da respuesta a una de las principales inquietudes del electorado francés frente a la problemática ambiental, ya que anuncia  el abandono de las energías nucleares y carboníferas, además de plantear la necesidad impostergable de fomentar una agricultura ecológica y campesina, mediante el rechazo de los organismos genéticamente modificados y de los pesticidas tóxicos. De ponerse en marcha este programa, Francia será líder mundial en un modelo de auténtico desarrollo sustentable, frente al desafío ineludible del cambio climático.

Las intenciones de voto para JLM se mantienen a la alza después de su encuentro con 70 mil participantes en la ribera del río Garona, en la ciudad de Toulouse, que fue dedicado a las libertades, y en el que finalizó con un poema de Jaques Prevert. La originalidad también ha estado presente en la campaña presidencial, pues el 17 de abril, Mélenchon navegó por los canales que rodean a la famosa Isla de Francia, en París, en una barcaza denominada la péniche insoumise, deteniéndose para dialogar con los diferentes grupos de ciudadanos que lo esperaban en las riberas aledañas. Para el 18 de abril, su equipo realizó una premier tecnológica al presentar simultáneamente al candidato en holograma, en foros de seis ciudades francesas a las que asistieron cerca de 35 mil participantes. En los pocos días que quedan para la primera vuelta, Jean Luc Mélenchon ha llamado a sus simpatizantes a conservar el buen humor ante los ataques de los adversarios y de la prensa. Propone que para el viernes 21 de abril los insumisos franceses organicen aperitivos en sus casas y barrios para integrar a más ciudadanos al ya numeroso grupo de seguidores.

En este panorama de estrecho margen entre los  participantes en la carrera presidencial de Francia, el fiel de la balanza se encuentra entre los indecisos, pues se sabe que un tercio de los encuestados dice que van a abstenerse, aunque la experiencia muestra que una parte significativa de ellos finalmente asistirá a las urnas. Si los indecisos se convierten en insumisos y votan, Mélenchon pasaría a la segunda vuelta. En ese muy posible escenario, Francia habrá tomado el sabio camino de la insumisión hacia la paz y ese es un Futuro en común que en este momento nos importa a todos.

 

About admin

Deja un comentario

Tu dirección de mail no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

*

c4 El Marqués
%d bloggers like this: