“Guante blanco” en subasta del mobiliario del Sir Winston Churchill´s”

En total se recaudaron $6,317,100.00 pesos

En el argot de las subastas, el éxito total es denominado “guante blanco”. Lo que significa que fueron vendidos la totalidad de los lotes ofertados. Esto sólo se logra en ocasiones muy especiales como lo fue la “Subasta de Piezas de la Colección del Restaurante Sir Winston Churchill`s” en que los interesados pujaron en ausencia, por teléfono y en línea, este 17 de junio 2020 en Morton Subastas, para obtener el carrito de los postres, el legendario retrato de Sir Winston Churchill que daba la bienvenida, el revistero de la sala de espera, las vajillas y jarras de cobres de uno de los restaurantes más legendarios de la Ciudad de México.

Desde hace varios días se dio a conocer la noticia de que todo el mobiliario que acompañó al restaurante de estilo inglés se pondría en subasta por su cierre definitivo. Así, muebles, cuadros y todos los objetos que fueron testigos de encuentros y festejos durante,  casi 50 años, se irán de recuerdo a hogares de coleccionistas aficionados a él.

En total se recaudaron $6,317,100.00 pesos. La subasta duró 7 horas y terminó entrada la madrugada.

El restaurant “Sir Winston Churchill´s” ubicado en la zona de Polanco en la Ciudad de México comenzó cuando los dueños de la casa decidieron tener un “pedacito” de ese país en México. Por ello decidieron hacer una casa típica inglesa y traer todo de aquel país hasta aquí.

Cuando la Avenida Periférico se construyó cerca de la casa, ya no fue un lugar ideal para una familia pero sí para un negocio.

La pareja conformada por Ray Fernández y su esposa Jane Pearson, se acercaron a los dueños de la casa y les propusieron el proyecto de un restaurant inglés que fuera especial y emblemático. Los dueños confiaron en ellos y así comenzó la leyenda del lugar.

Las personas que se llevaron alguna de las muchas piezas, vendidas por Morton Subastas,  obtuvieron para sí:  tradición, distinción y una de las tantas historias que se gestaron ahí, porque en el lugar no sólo se degustaron platillos ingleses, también se celebraron cumpleaños, bienvenidas, reuniones, bautizos y toda clase de momentos felices.

Cuando hay “Subasta de guante blanco”, al final de la jornada se entrega al subastador un guante blanco, o el par, en señal de éxito.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario