No es necesario agravar el delito por discriminación, simplementa hay que aplicar la ley: Miguel Nava

Tras destacar que del 2012 al 2016, se han presentado 38 quejas por discriminación, el Presidente de la Defensoría de los Derechos Humanos de Querétaro (DDHQ), Miguel Nava Alvarado destacó que no es necesario tipificar como delito grave este término, sino simplemente aplicar la legislación y promover los valores.

“La discriminación está prohibida en nuestra Constitución, en el artículo primero del párrafo quinto, se prohíbe la discriminación en razón del origen étnico, nacional, el género, las discapacidades, la edad, la religión, las preferencias sexuales y el estado civil, no es necesario hacer o agravar una conducta, cuando vivimos en un estado mexicano, donde prevalece la impunidad. Existen condiciones discriminatorias, claro que las hay”.

Lo anterior derivado de que la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, Acceso a la Información Pública de la LVIII Legislatura de Querétaro, Isabel Aguilar detalló que trabaja en una iniciativa para agravar la discriminación, por lo cual, el defensor del pueblo refirió que no existen esquemas de investigación eficaces.

“Qué más da si agravas o no agravas la conducta, cuando lo que no hay son esquemas de investigación y procuración de justicia e impartición de justicia, el problema no son las leyes, el problema son las personas que se encargan de ejecutar esas leyes”.

Añadió que la discriminación se percibe en el ámbito laboral, en los adultos mayores, los niños y niñas, personas con alguna discapacidad, mujeres, indígenas y la procuración e impartición de justicia, “dejan mucho que desear”.

“Cuando no presentan la denuncia y nosotros advertimos cualquier conducta que haya presumir un delito, acompañamos a la persona, en materia penal y administrativa pero los grupos en situación de vulnerabilidad, te vas a dar cuenta que es la mayor parte de la población, porque están las mujeres, que de acuerdo al último censo del INEGI, son mayoría en el país, pero también en la entidad federativa, de vulnerabilidad tenemos a los niños y dentro de estas niños, a los que tienen  algún tipo de discapacidad. Migrantes, indígenas, adultos mayores, homosexuales, lesbianas, todos esos grupos de preferencia sexual diversa”.

Consideró que “la mayor parte de la población estamos en vulnerabilidad, una persona que no tenga una condición ni de discapacidad, ni de marginación en la pobreza, ni que sea adulto mayor, ni que sea migrante”.

Cabe señalar que la discriminación está sancionada con uno a tres años de prisión o trabajo comunitario.

Entradas relacionadas