A mayor edad, mayor riesgo de desarrollar Alzheimer

La Secretaría de Salud del estado de Querétaro se une a la conmemoración del Día Mundial del Alzheimer, cuyo objetivo es dar a conocer la enfermedad y difundir información al respecto, así como conocer las necesidades reales de los enfermos y brindarles terapias de estimulación para la memoria y trabajar en prevención de la enfermedad a través los factores de riesgo modificables.

Se cree que a nivel mundial hay 46.8 millones de personas que viven con Alzheimer u otras demencias.

El World Alzheimer Report estimó que en el 2015 había poco más de 800 mil personas con demencia en México, de las cuales las mujeres (64%) son las que mayormente sufren este padecimiento.

Se estima que la enfermedad de Alzheimer se produce por una combinación de susceptibilidad genética sumada a la exposición a factores ambientales, donde interactúan factores de riesgo y factores protectores, en una ventana temporal prolongada y con efecto diferente, de acuerdo con la carga genética.

El mayor factor de riesgo para desarrollar Alzheimer es la edad; a mayor edad, mayor riesgo de presentar la enfermedad. Estudios epidemiológicos y observacionales han identificado otros factores de riesgo dentro de los que se destaca el bajo nivel escolar, la presencia del Alelo E4 de la lipoproteína E (ApoE4) y el género femenino.

Factores de riesgo asociados a enfermedades del corazón y accidentes cerebrovasculares, tales como alta presión arterial y el colesterol alto, también pueden aumentar el riesgo de desarrollar Alzheimer. Hay una creciente evidencia de un vínculo entre la enfermedad de Alzheimer y la diabetes tipo 2.

Los síntomas del Alzheimer incluyen: pérdida de memoria reciente, confusión sobre la ubicación de lugares familiares, mayor tiempo para llevar a cabo las tareas diarias habituales, dificultad para manejar dinero y pagar cuentas, dificultad para reconocer a amigos y familiares, juicio comprometido que a menudo conduce a malas decisiones, pérdida de espontaneidad y del sentido de iniciativa, alucinaciones, delirios, sospechas o paranoia (“le roban sus cosas”), cambios de humor y personalidad y aumento de la ansiedad.

No existe una prueba simple para diagnosticar la enfermedad de Alzheimer, por lo que se recomienda realizar diversas acciones para mejorar la precisión del diagnóstico como: historia médica y familiar del individuo, incluyendo antecedentes neuropsiquiátricos e historia de cambios en la cognición y conducta; pruebas cognitivas, examen neurológico y pruebas físicas; pruebas de neuroimagen.

En Querétaro, el Centro Estatal de Salud Mental (CESAM) cuenta con médicos especialistas en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad de Alzheimer. Dispone de un psicogeriatra en cada turno -matutino y vespertino-, encargados de la consulta externa del adulto mayor.

Se realiza el diagnóstico de Alzheimer por medio de una historia clínica completa y entrevista estructurada. También se efectúan pruebas cognitivas, exploración física y neurológica a los pacientes y se realiza la interpretación de estudios de laboratorio y de imagen, para posteriormente, iniciar el tratamiento y seguimiento.

Los familiares o cuidadores tienen a su disposición el curso psicoeducativo “Para familiares o cuidadores con adulto mayor”, impartida por un médico psicogeriatra de la institución, los días martes de 10 a 11:30 horas.

Algunas medidas que pueden prevenir Alzheimer son:
• Hacer ejercicio con regularidad y mantener un peso saludable.
• Mantener la presión arterial, el colesterol y la glucosa en niveles normales.
• Evitar el consumo de tabaco y drogas.
• Reducir el estrés.
• Tener chequeos periódicos con profesionales de la salud.
• Mantener una vida social activa.
• Evitar alimentos ricos en grasas.
• Realizar actividades que estimulen la memoria, el aprendizaje.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario