Autoridad Estatal desaparece apoyos a centros de rehabilitación de Querétaro

A pesar del impulso que se ha dado por parte de las autoridades federales para intensificar acciones en materia de prevención y atención de adicciones, en Querétaro los apoyos que se venían dando en anteriores administraciones para ese rubro han desaparecido.

IMG_1112

Guillermo Tamborrel Suarez, Coordinador del Consejo Estatal contra las adicciones, señaló que el fideicomiso 1350 que se destinaba para atender el rubro de adicciones en la entidad desapareció como propuesta del ejecutivo estatal desde febrero del presente año a solicitud del ejecutivo estatal.

“Se extinguió porque su manejo era muy complicado en cuanto a sus reglas de operación, el manejo era complicado.. se apoya a los diferentes centros por que la gran parte de estos recursos por ejemplo se han ido destinando en los tiempos de Paco Garrido se hicieron unidades deportivas puesto que el deporte favorece la prevención de las adicciones, Entonces lo que el Gobierno de Francisco Domínguez decidió y que yo comparto, era más complicado comités y la operatividad era complicada por lo que se determina retirar ese fideicomiso ”.

El fideicomiso 1350 operaba con un porcentaje de los recursos obtenidos por concepto del refrendo de las licencias de alcohol, los cuales destinada gobierno del estado a diversas acciones para el rubro de adicciones.

Otro de los apoyos que desaparecieron en esta administración fue la otorgación de becas para que personas con problemas de adicción fueran atendidas por parte de centros de rehabilitación ubicados en el Estado, los cuales tenían un convenio con el Consejo Estatal Consejo Contra las Adicciones, quien absorbía los gastos por cada beca que se entregaba.

“Hay otro tipo de apoyos que se venían dando, que era un apoyo que venía desde la federación en donde se otorgaban becas a ciertos usuarios necesitados y esos recursos, esas becas era para que pudieran accesar a centros de tratamiento con reconocimiento oficial, ese se dio el año pasado hoy ya no está presupuestado”.

El motivo por el cual las autoridades estatales optaron por retirar dicho apoyo corresponde a un manejo inadecuado.

“No hubo un manejo correcto por parte de los que fueron beneficiados en su  momento, algunos de ellos además de haber recibido digamos el apoyo de la beca, con el compromiso de no cobrarle al usuario, la realidad es que si le cobraban al usuario, es decir cobraban doble por algún tratamiento y eso no se vale, las becas te puedo decir que las otorgue yo, con el consentimiento del beneficiario y con el compromiso del centro de tratamiento y resulta que después te enteras que en algunos también les cobraron, sí señor esto paso conmigo”.

Respecto a la operación de decenas de centros de rehabilitación que hay en diferentes puntos de la Capital del Estado que brindan el servicio de forma irregular, el funcionario estatal, precisó que carecen de facultades para actuar en consecuencia, tras señalar que es competencia de las autoridades municipales, verificar si cuentan o no con la licencia de funcionamiento correspondiente, por parte de la Dirección de regulación Sanitaria, las condiciones en materia de sanidad son las adecuadas y Protección Civil si cumplen con las medidas o no de seguridad.

“Yo como Consejo Estatal Contra las Adicciones no tengo facultades para inspeccionar, si los estamos viendo visitando, pero una cosa son nuestras visitas,  y otra cosa son las inspecciones”.

En Querétaro se tienen detectados cerca de 90 centros de rehabilitación, los cuales a decir del Titular del Consejo Estatal Contra las Adicciones todos los días abren y cierran, que con fundamento en la doctrina de los 12 pasos hay muchas personas que abren por negocio y otros con vocación de servicio, abren dichos lugares sin cumplir con las normas para su operación.

“No tienen la capacitación, de los 90 que hay en el Estado, 8 están certificados, dos que están en ese proceso y 30 más que si trabajan bien, pero que las limitaciones de su estructura no les da para poderse certificar, en suma tenemos alrededor de 40 que están trabajando bien pero hay otros 50 que no están trabajando bien y que no veo voluntad para hacerlos bien”.

Cabe hacer mención que en los 50 centros de rehabilitación que funcionan de forma irregular se atienen un promedio de 900 adictos, sin contar con la certificación adecuada y en los que se realizan en algunas ocasiones prácticas de tratamientos violentos.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario

55 − = 48