¡CRÍA CUERVOS Y TE SACARÁN LOS OJOS! HÉCTOR PARRA

TRAS LA VERDAD

El gobierno creó al “monstruo de la CNTE”, cuando nació la disidencia magisterial hace casi 40 años, sin imaginar que al paso del tiempo perderían el control del “monstruo de las mil cabezas”, a quien amamantaron con miles de millones de pesos del presupuesto.

 Acorde con la historia de la Coordinación, ésta se ha ido construyendo sobre la práctica concreta de su proyecto de sindicalismo, logrando cimentar en su militancia –agremiados- la concepción de clase, entendida en la aceptación del principio universal de lucha de clases en lo fundamental; la independencia ideológica, política y orgánica frente a las clases dominantes: el Estado y la burguesía. Sus orígenes también se basan en la lucha armada de Lucio Cabañas, Genaro Vázquez y Arturo Gámiz, guerrilleros de los 70as.

 Según ellos, iniciaron su luchan en contra del charrismo sindical y los partidos políticos. Y su estrategia es la movilización-negociación-movilización; dicen sostener como principio la práctica de la crítica y la autocrítica, sin embargo todos deben pensar igual, como un solo ente ¡Comunistas trasnochados! Seguramente ignoran que China y la extinta URSS, abandonaros la doctrina de la lucha de clases, para incorporarse a la globalización comercial.

 La CNTE dice haber superado el gremialismo y avanzan en la lucha conjunta con las luchas del pueblo; entiéndase que la educación dejó de ser su objetivo fundamental, la lucha de clases en contra del “imperialismo” es u objetivo fundamental, están constituidos como una real e importante fuerza política; después de casi 40 años de existencia han logrado el autosostenimiento con el manejo del presupuesto público y cuotas sindicales; eso sí, dicen pugnar por la solidaridad de clase, su clase que se dice oprimida por el capitalismo; de tal suerte que los integrantes de la CNTE, para mantener la unidad y fuerza de su movimiento, privilegian la lucha ideológica y la unidad política. De ahí que el gobierno federal no haya podio -hasta ahora- lograr convencer al magisterio radical dada su ideologización en contra del sistema, principal enemigo a combatir.

 Así las cosas, la CNTE es una organización de masas conformada –según ellos- por trabajadores de la educación, los democráticos del país, independientemente de la burguesía y su estado, del charrismo sindical y de cualquier organismo político, dicen no ser propiedad de nadie más que de los propios trabajadores de la educación. Eso pretenden sostener. Lo conformaron como un frente de clase, porque participan en ella trabajadores de la educación que aceptan el principio universal de lucha de clases, independientemente del color, sexo, credo religioso e ideología política; lo fundamental, es que estén dispuestos a luchar por sus intereses de clase, por la solución de sus demandas económicas, sociales, laborales, profesionales y políticas.  Son un grupo de “guerrilleros” disfrazados de docentes.

 Afirman no ser anti-partido, al contrario, dicen respetar la libre militancia de sus miembros en cualquier organismo político, pero, aclaran, es de carácter individual y su obligación es respetar las decisiones e intereses del movimiento. Los docentes de la CNTE aglutinan a las masas, según ellos, conscientes, cuyo objetivo –decían- era reconquistar al SNTE, para que sirviera a los intereses de las bases y no los de la patronal.

 La CNTE, dicen los belicosos, no son otro sindicato, son una organización de masas, no de membretes, que lucha al interior del SNTE por su democratización. Así las cosas, la CNTE combina la movilización con la negociación de los pliegos petitorios, dicen que es una especie de escuela preparatoria que forma a los maestros y seguidores de estos, para una lucha general en contra de la burguesía y su estado, cuyo objetivo fundamental es la destrucción del sistema capitalista. Y lo están consiguiendo ante la apática responsabilidad del gobierno para cumplir con su delicada labor de imponer y hacer valer la seguridad pública, de conciliar la paz para el armónico desarrollo del país.

 Y con estos señores –y señoras- es con quien el gobierno federal ha estado negociando sin lograr un ápice de consenso, en tanto ellos, los belicosos y delincuentes, combaten cual grupo de adoctrinados guerrilleros en contra del sistema en busca de la destrucción del capitalismo, vamos son los trasnochados socialistas que buscan el cambio de régimen por medio de la violencia.

 Por eso nada importa a los “docentes” más que su lucha de clases, no les interesa dejar sin escuela a miles y miles de menores para el próximo ciclo escolar, eso no les incomoda. Queda claro que su lucha no es académica, su lucha es de clases y el enemigo a vencer es el gobierno,  el sistema capitalista ¡La lucha de clases! Es todo un movimiento socio-político –guerrillero- que en nada interesa a sus fines la educación de los de menores que dejarán, una vez más, sin clases este lunes en los estados de Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Michoacán y en aquellos otros lugares en los que logren presionar para controlar. Junto a ellos trabajan otros grupos dedicados al mismo fin, perfectamente bien identificados como guerrilleros por los gobiernos estatales y federal.

 Mientras los servidores públicos involucrados en el tema, lastimosamente ruegan; y el gobierno no actúa, para que regresen los docentes a cumplir con su responsabilidad; están a la espera de lo que suceda el día de mañana, viendo pacientemente a ese enorme “puñado” de delincuentes y guerrilleros que llevan pacientemente a la quiebra a todo el país, generando daños por medio de actos terroristas a la economía nacional y personal de millones de mexicanos. Parece que los gobiernos no se han dado cuenta que la lucha de clases –violenta- está en todo su esplendor.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario