“Cuantiosa rapiña institucionalizada en Venezuela”Jesús Roldán Acosta.

“Frecuencias”.

(“Podrán cortar una flor, pero nunca detener la primavera”. Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela).

Al volver a referirnos acerca de la situación candente que prevalece en Venezuela se hace necesario comentar respecto de los principales aspectos que circundan la problemática social ya descrita en mi reciente Columna periodística, cuyo título denominado es “Venezuela, fin a la dictadura: nuevos aires se respiran”.

A vuelo de pájaro abordaremos los temas que subyacen hasta la fecha, desde tiempo atrás y hasta la fecha en el territorio venezolano, como son la corrupción, impunidad, injusta distribución del ingreso, desempleo, pobreza y expoliación de los vastísimos recursos naturales de esa nación hermana.

Varios son los apartados de índole económico-financiero engarzados con la explotación de recursos naturales que, además del petróleo, son consideradas reservas mundiales que se encuentran en la explotación indiscriminada de las minas de oro, bauxita, hierro, coltán, torio, entre otros más. En las que gobiernos y empresas transnacionales de Estados Unidos de América, Rusia y China, en mayor medida, han estado involucrados.

Para entender ello daremos un vistazo retrospectivo desde años anteriores al surgimiento político-despótico de Hugo Chávez (con su muerte en 2013), y que aún se continúa con la expoliación de importantes reservas y geoestratégicos recursos naturales de Venezuela.

La pésima administración ha traído de manera implícita la injusta distribución de la riqueza y que en nuestros días registra 9 de cada 10 hogares de ese país que viven en situación de pobreza.

Ya en la década de los noventa Venezuela se encontraba sumida en pobreza, por ese mismo tiempo tuvo un auge del narcotráfico, la economía nacional estaba endeudada, con severa presencia del desempleo, devaluación de la moneda, subidas constantes de precios.

En los últimos 20 años Venezuela invirtió casi 300 mil millones de dólares, sólo Arabia Saudita, Rusia y Estados Unidos de América explotaban al día poco más de 10 millones de barriles de petróleo.

Ahora más que nunca el gobierno de los Estados Unidos de América, por razones básicas de geoeconomía y de la geopolítica intentará frenar el crecimiento de los intereses de China en el Caribe. Por cierto, tanto a esta nación asiática como a la misma Rusia les interesa sobremanera contar con una estabilidad y certeza jurídica del gobierno venezolano para seguir en sus empeños de expoliar los importantes recursos naturales venezolanos.

Fue Venezuela el cuarto país del mundo que más invirtió en el sector petrolero, a lo sumo explota 1 millón de barriles del oro negro por día.

Entre 300 mil y 400 mil millones de dólares han sido saqueados en esa nación. Es muy trágico el gran despilfarro, abierto y flagrante robo generalizado, consumado por la cúpula liderada por  el gesticulador de Nicolás Maduro.

La urgencia por regresar a la normalidad, producto de la recurrente y larga inseguridad es lo cotidiano en ese país devastado por la plutocracia del inmaduro de apellido Maduro y sustentado por su vínculo corrupto con influyentes fuerzas castrenses.

Fue en el año de 1998 cuando el otrora militar golpista, Hugo Chávez se presentó a las elecciones presidenciales y las ganó, ocurrió lo mismo en el 2002 y en el 2007.

Se presentó como un nuevo Simón Bolívar, la sociedad venezolana se dividió entre los grupos chavistas que le apoyaron y los opositores, que demandaban mayor libertad económica.

Se acompañó de la instauración de programas sociales de ayuda dirigido a los sectores populares; a su triunfo en 2002, subió el precio del barril del petróleo.

Para el 2007 fue reelegido por tercera ocasión, promovió, junto con Cuba y Bolivia un bloque en contra de los Estados Unidos de América.

Esa nueva década generó una crisis energética y de agua sin precedentes, que duraría cerca de dos años, eso le trajo consigo serias defenestraciones de parte del cercano círculo de colaboradores de Hugo Chávez.

Chávez, ya diagnosticado de cáncer, obtuvo su cuarta presidencia, poco tiempo después se efectuaron nuevas elecciones presidenciales y las ganó Nicolás Maduro.

Éste fue testigo de la abrupta caída en el precio del petróleo con la consabida impagable deuda externa, generando con ello problemas de inflación y desempleo, se le agregó la escasez de productos básicos que aún en demasía impactan a la sociedad venezolana.

Con Maduro en el poder se recrudeció el enfrentamiento directo contra los opositores, procediendo a su encarcelación sin el debido proceso judicial; muchas fuertes y pobreza generalizada ha sido el “pan de cada día” del actual gobierno.

Según datos de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), Venezuela posee el 20% del total mundial de reservas probadas de petróleo.

Aunque los precios del oro negro han decrecido en poco más del 73%. Por el contrario, esa nación caribeña se ubica como segunda reserva mundial de gas.

Además de contar también con una envidiable primera posición como reserva mundial de oro, con más de once mil toneladas, posee también el segundo sitio de agua dulce (potable), registra un segundo sitio global en reservas de uranio.

Otros recursos minerales de gran importancia que en territorio venezolano existen son: bauxita, diamantes, hierro, coltán (valorado éste en poco más de 100 mil millones de dólares) y el torio; este mineral es muy apetecido por China; Rusia, India, Canadá, Australia y los Estados Unidos y sirve de combustible para la nuclear más limpia y segura que el uranio, en tanto que no produce plutonio cuando se fusiona, ni tampoco produce desechos radiactivos.

El torio es considerado el futuro energético del mundo, es la quinta reserva; un kilo de torio equivale a 3 mil toneladas de petróleo.

Cabe mencionar que tiempo atrás el gobierno de Maduro se encuentra rezagado con la deuda externa contraída con Rusia y China, la manera de responderles ha sido a través del suministro de petróleo.

Ante el incumplimiento oportuno y constante de ese recurso, Venezuela les retribuye con oro, diamantes y torio.

“ELN y las FARC: bastiones subversivos y desestabilizadores”.

Las fuerzas subversivas colombianas denominadas Ejército de Liberación Nacional (ELN) y Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), históricamente, han sido apoyadas por los distintos gobiernos de Hugo Chávez y de Nicolás Maduro, les ha sido de utilidad para desestabilizar a los gobiernos de la vecina Colombia.

De 1985 a la fecha, los combatientes del ELN han golpeado a distintas poblaciones de Colombia, secuestrando, extorsionando, asesinando y atacando en más de 600 ocasiones oleoductos e infraestructuras petroleras colombianas.

El ELN opera de manera ilegal minas en territorio de Colombia, siembran mariguana; además de que también producen importantes cantidades de cocaína y heroína, coaligados con grupos de la delincuencia organizada.

Las FARC aún opera en Colombia y como elmismo ELN se repliegan hacia regiones de Venezuela, con el apoyo implícito de este gobierno, para seguir actuando en actividades ilícitas, como el abigeato, secuestros, extorsiones, cultivos de mariguana, coca y el correspondiente narcotráfico.

Las FARC y el ELN se han diversificado sus operaciones en la minería ilegal.

El criminal balance de las FARC es el siguiente:cuentan en su haber más de 220 mil asesinatos, más de 28 mil secuestros, poco más de 25 mil desaparecidos, más de 7 mil niños y jóvenes reclutados a la fuerza para engrosar su ilegal ejército combatiente.

Además de los anteriores aparatos represivos que han recibido tanto el cobijo como la oprobiosa protección y amplio apoyo de los gobiernos de Chávez y Maduro en esta nación caribeña han sentado sus reales las agencias estatales represivas conocidas por las siglas: FAES, SEBIN y la misma DGCIM, entre otros organismos oficiales, mismos que persiguen, torturan, reprimen, asesinan y encarcelan a cuantos opositores y disidentes se han atrevido diferir públicamente de los dictados de Chávez (en su momento) y del inmaduro de Maduro.

Por si no fuese poco el nivel de aniquilamiento masivo de ciudadanos opositores al régimen  de Maduro, también se encuentran los “asesores” cubanos que desde hace varios años viven (y cobran) en Venezuela, participan de manera desfachatada se encargan también de torturar físicamente a los opositores detenidos, eso se lleva a cabo al interior de los cuarteles de las Fuerzas Armadas de Venezuela.

Considero que de triunfar la razón de la verdadera democracia participativa y no sojuzgada por las ya descritas fuerzas represivas, la mayoría de los venezolanos podrían aspirar más temprano que tarde a mejores y anhelados estadíos de vida que les facilite transitar.

De inicio se tendrán que atender la compleja contingencia humanitaria, por la carencia de alimentos básicos y de medicinas, además de generar la estabilidad económica y dar resultados a corto plazo.

Como bien diría Juan Guaidó…”La democracia siempre estará en juego y hay que promoverla…”.

El propio Guaidó ha señalado que existen tres elementos básicos para estabilizar, impulsar y reconstruir a Venezuela y son: 1) Seguridad y servicios públicos; 2) Agilizar el papel que juega cada uno de los sectores productivos, los petroleros, agricultores, de las Fuerzas Armadas, de la Seguridad ciudadana, el emprendimiento, estabilizar las fronteras de ese país; 3) Demostrar con hechos la construcción del “Plan País”, basado en la propia realidad venezolana, además de proteger los activos que por más de 20 años han sido desangrados inmisericordemente.

@JROLDANA

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario