La estimulación temprana en bebes ayuda a adquirir destreza y habilidades

Con el objetivo de desarrollar al máximo las capacidades cognitivas, físicas, emocionales y sociales de los bebes, la estimulación temprana es fundamental para que los niños desde su nacimiento y hasta los seis años de edad, desarrollen todas sus capacidades al máximo.

De lo contrario, la falta de esta puede dejar vacíos importantes en la inteligencia global de los menores, por ello el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Querétaro cuenta con un programa integral para su óptimo desarrollo.

Al respecto el doctor Martín Vega Malagón, jefe de Pediatría del Hospital General Regional (HGR) No. 1 del IMSS señalo que un bebé que recibe estimulación, se le brindan diferentes oportunidades para explorar, adquirir destrezas y habilidades de una manera natural y entender lo que sucede a su alrededor.

“La gran mayoría de los padres suelen ignorar aspectos esenciales del desarrollo de sus hijos y corren el riesgo de no desarrollar sus capacidades adecuadamente”.

El doctor Vega Malagón indicó que los niños desde que nacen reciben estímulos externos al interactuar con otras personas y su entorno.

“El objetivo no es acelerar el desarrollo, sino reconocer y motivar el potencial de cada niño, presentarle retos y actividades adecuadas que fortalezcan su auto-estima, iniciativa y aprendizaje”, señaló.

Las actividades inicialmente se enfocan en reforzar el vínculo emocional a través de terapias de masajes y estímulos sensoriales, respetando el desarrollo natural del bebé.

Posteriormente, la estimulación va enfocada a los movimientos amplios, conocida como motricidad gruesa —coordinación general y visomotora, tono muscular, equilibrio— y los movimientos finos, precisos con destreza —coordinación óculo-manual, fonética—.

“Desde que el bebé es concebido, se le tiene que hablar y también estimular con música. Se dice que la frecuencia cardíaca de la madre es una forma de música y hace que el bebé esté tranquilo; sin embargo, cuando la madre tiene alguna alteración, el bebé responde con movimientos más frecuentes”, señaló Vega Malagón.

 Precisó que el área auditiva es la más difícil de capacitar. Los ruidos y sonidos no dejan que las voces y los sonidos relevantes lleguen nítidos a los oídos e impide que lleven al cerebro mensajes claros.

Por eso, es importante una estimulación temprana del área auditiva con objetivos bien definidos. Estos se consiguen si se aplica un programa sistemático de estímulos abundantes, que básicamente consisten en sonidos fuertes para desarrollar la percepción vital de ruidos y así lograr un desarrollo adecuado de la capacidad, para comprender una o varias lenguas, y la música para el desarrollo del oído musical.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario

2 + 5 =