La tramitología, un dolor de cabeza para empresarios, solo duran dos o tres meses y cierran.

Aunque ha sido un buen año para Querétaro en lo general, para los negocios no tanto, opinó el presidente de la Asociación de Empresarios Turísticos y de Entretenimiento de Querétaro, Ricardo Veraza Peñaloza, quien argumentó que parte de este problema se debe a la tramitología que todavía es demasiado engorrosa para quienes pretenden abrir un negocio en la ciudad. Cada vez es más impresionante tanto en gobierno del estado como en el municipio, dijo el empresarios.

A pesar de esto, dijo que hay temas en los que de plano tienen que resignarse, como por ejemplo en el trámite para sacar una licencia del venta de alcohol. Sin embargo, a pesar de que muchos negocios llegan de fuera del estado, no logran consolidarse y tras algunos meses de operar tienen que dejar de lado el negocio. “Son negocios que duran dos o tres meses y cierran” explicó Veraza Peñaloza, aunque dijo que la media son seis y ocho meses.

Indicó que en muchas ocasiones, los dueños le invierten tanto al negocio de bar o restaurante, que después de tres o cuatro meses les dejan abrir por toda la tramitología en donde también cuenta la renta del espacio que cuesta caro y que la gente asiste solo por novedad pero después de pocas semanas, regresan a los lugares de siempre y deja de ser negocio; esto aunado a que quienes los instalan desconocen el giro.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario

29 + = 31