Manthis Atea la “bestia de cuatro cabezas” en Hay Festival

Con su segundo disco “BuenaVista” se mantienen como una de las mejores bandas de jazz fusión en México

Integrada por Felipe Muñoz en la guitarra, Daniel Chavez al bajo, Isaac Villagomez en la batería y Juan Manuel Arevalo en las percusiones, estrenaron su segunda producción discográfica en marzo de este año, titulado “Buenavista” a través de la beca Apoyarte otorgada por la Secretaría de Cultura del Estado de Querétaro.
Ante la pandemia del covid-19 que alteró la normalidad de la sociedad, la banda canceló las presentaciones como parte de su gira de presentaciones, por fortuna para el ensamble, se les tomó en cuenta en distintos proyectos, permitiéndoles continuar con su pasión musical, tal es el caso del Festival de Jazz de Querétaro y el Hay Festival.
En entrevista para Reqronexion, Felipe Muñoz e Isaac Villagomez nos compartieron parte de su experiencia musical.
El nombre del grupo se remonta a cuando Felipe Muñoz tenía 12 años y estaba jugando a inventar nombres de bandas con su hermana mayor, y a ella se le ocurrió el nombre de “Manthis Atea”, entre la fascinación y la risa, les ocasionó curiosidad el juego de palabras e ideas. Felipe ya tocaba música, pero fue hasta sus 15 años cuando empezó a componer y a grabar.
“Fue muy natural decir que eso que yo hacía se llamaba “Manthis Atea”, desde que empecé a componer mi música siempre ha llevado ese nombre. Cuando empezó este proyecto y necesitaba un nombre, se puso en la mesa y ahí se quedó, pero fue un juego de adolescentes buscando nombres de bandas, ahora buscandole sentido, es lo opuesto a lo convencional y me parece maravilloso, no va por otro lado, nuestra intención no es tocar temas, ni discutir temas religiosos, místicos o espirituales, solo es un juego de palabras que lleva a pensar fuera de lo ordinario, es una manthis fuera de lo ordinario”. Felipe Muñoz creador del proyecto.
La banda ha sufrido algunos cambios, llegando a ser 7 músicos en el escenario, después en quinteto y actualmente un cuarteto, al que denominan como un taller experimental musical una “bestia de cuatro cabezas” quienes exploran el estilo personal y fusionan los gustos y experiencias de cada integrante,en una búsqueda propia,
“Cada persona se expresa a su madurez, experiencia o perspectiva en que se encuentra, tenemos dos materiales discográficos, pero tenemos la oportunidad de tener ´presentaciones completamente distintas, sin embargo es parte de la generosidad que ofrece el jazz, es la expresión bajo cualquier estilo musical pero con espacios a improvisar, es ahí donde cada músico hace valer la experiencia, madurez o inmadurez que va adquiriendo al tocar”
Por más de seis años la banda queretana Manthis Atea ha acaparado espacios escénicos en distintos festivales y foros nacionales, así como en La Habana, Cuba. Los jóvenes no han dejado de transformarse, evolucionando constantemente en el Jazz como eje central, combinando el rock y las fusiones de ritmos afros y latinoamericanos, como parte de la búsqueda de su propio sello musical.
“Es un taller de experimentación, donde no solo tocamos jazz, tampoco somos una banda de rock, lo veo de esa forma, somos cuatro personas que nos hemos vuelto una familia, reuniendonos a explorar nuestros instrumentos, nuestros límites como músicos, ejecutantes y compositores, tenemos procesos de composición, el cual debe de ser constante, es un proceso que la mayoría de las veces acaba en el fracaso” Isaac Villagomez.
Satisfechos con el trabajo realizado, las presentaciones y el público fiel a su música, la joven banda no ha dejado de concentrarse en sus ensayos y proyectos, dejando de lado el conformismo, en busca de mejorar y obtener más y mejores composiciones.
“No somos una banda que haya pasado de tocar en  un escenario y haya dejado los ensayos, tiene difusión, objetivos claros y un plan de trabajo que establecemos y nos ayuda a materializamos más allá del resultado, porque estamos en un proceso siempre de aprendizaje y de evolución”.
El pasado 2 de septiembre la banda se presentó en el inicio del Hay Festival Online Querétaro 2020, donde artistas de distintas áreas culturales y países presentaron su trabajo, entre ellos Manthis Atea, quienes tocaron distintos temas en transmisión en vivo.
“Es siempre para nosotros un honor por el simple hecho de que nos volteen a ver y tomados en cuenta por el material que hemos realizado, y con mucha humildad nos hace sentir muy honrados nos da mucho gusto, a veces uno hace las cosas no por demostrarle nada a nadie, pero ser reconocido o te volteen a ver de alguna forma, encontrar un foro y hacer lo que tu quieres, en nuestro caso la música, poder transmitir nuestras emociones a través de lo que hacemos en un escenario es hermoso, somos una banda muy afortunada. Ha sido  un año muy bueno para la banda, a pesar de todas las adversidades hemos estado activos, teniendo presentaciones en marcos culturales, académicos, es un empuje eventualmente para cuando podamos activarnos, creemos que va tener mejor impacto ante esta actividad”
El cambio de presentaciones de forma presencial a transmisiones online pareciera ser un tema fácil, pero sin duda alguna ambos tienen su complejidad, y para la banda también es una situación que impide la interacción con el público y el compromiso de la excelencia.
“Es difícil y hemos aprendido a adaptarnos a esto, cuando haces una presentacion en vivo la gente grabará un pedacito de una canción o se la quedará, la compartirá, pero una presentación que se queda en una red digitalmente, te compromete al resultado, a la expectativa del grupo, es como una foto, a veces no te gusta como sales en la foto, puedes salir gordo o feo y en el caso de nosotros pues siempre hemos tratado de mantener una línea de perfeccionismo y es cruel cuando en algún momento puedes estar expuesto a algún error en el escenario, un detalle fuera de tus manos, un mal manejo de emoción, cualquier situación y uno está al entorno de la expectativa de la improvisación, por  que es algo espontaneo, conjugan muchos elementos y eso nos hace darnos cuenta que tenemos que esforzarnos más y aceptarnos, entender que no tendremos las mejores fotos, pero la respuesta del público siempre ha sido muy positiva es lo que vale.”
El jazz y la música sin cantante siempre será un reto de atracción al público quizás acostumbrado a los pegajosos coros en las melodías, inclusive a la crítica de los puristas expertos en jazz, sin decepciones, ni desanimados, la Manthis sigue caminando.
“Cuando alguien está dispuesto a escuchar, y por otro lado hay alguien un ensamble un artista en general con una propuesta interesante siempre va funcionar, esta banda es un laboratorio en justa medida es querida, la gente está muy pendiente con las presentaciones y el disco, es una banda muy cercana a su público. Somos muy sensibles con lo que estamos viviendo, hemos tratado de solidarizarnos también en lo que nos corresponde, tanto con nuestro compromiso musical como artístico”
Cada integrante esta dedicado completamente a la música, desde la composición y  la docencia seguirá trabajando lo que resta del año, con la incertidumbre que aqueja la nueva normalidad, esperando la reactivación de festivales y conciertos, ateniéndose a la forma virtual.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario