Organizaciones y clústeres impulsan la reactivación a través de la “Economía Circular”

Organizaciones empresariales, entre ellas Coparmex y Canacintra, así como clústeres del estado impulsan la reactivación económica a través del Sistema de Economía Circular, el cual es un esfuerzo que, junto con la autoridad, fomenta la reactivación sustentable de las empresas de Querétaro, permitiéndoles entrar a nuevos nichos industriales.

El sistema que promueven consiste en que las compañías reciclan residuos para reintegrarlos en los procesos de producción industrial y convertirlos nuevamente en insumos y, así, anclarlos en la fabricación de nuevos productos, lo cual es un proyecto transversal que tiene como objetivo generar esquemas de fabricación más sustentables y, al mismo tiempo, impulsar iniciativas que den entrada a nuevos nichos industriales.

Gracias a lo anterior, se creará una nueva generación de pymes queretanas que buscarán el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, promoverán nuevos empleos e impulsarán la protección del medio ambiente, afirmaron las organizaciones y clústeres.

La implementación de este modelo en las empresas permite contar con una producción más limpia, optimización de procesos, ahorro en costos y prevención de residuos; además, mediante estrategias de circularidad como reciclaje, reúso, eco-diseño, se favorece la optimización energética, intercambio de productos, uso compartido de infraestructura y colaboración en la cadena de valor y, finalmente, se abona en la implementación de modelos de negocio que contemplen el consumo sostenible, inversión de impacto y tecnologías de la información.

Innovet, Innovación en Termoformado, es una pyme queretana que implementa el Sistema de Economía Circular con el fin de abonar a la reducción del impacto ambiental e impulsando el desarrollo sostenible.

Desde el Parque Industrial Bernardo Quintana, en el municipio de El Marqués, donde tiene su planta, transforma el 100 por ciento de sus residuos en materia prima para reintegrarlos a sus procesos industriales o los entrega a otras empresas, las cuales nuevamente procesan esta materia prima para generar nuevos productos, alargando así su ciclo de vida, informó Sylvain Bourloton, gerente de planta de la compañía.

De esta manera, Innovet separa sus residuos que genera en la fabricación de piezas plásticas y termoformados para convertirlos en hojuelas mediante un proceso de molido. Estos residuos los envía a empresas que les ofrecen un nuevo proceso industrial y los convierten en nuevos productos.

“Es un aprovechamiento que realizamos teniendo este compromiso con la sustentabilidad, lo cual lo llevamos a cabo teniendo convenios con nuestros proveedores para facilitar y realizar estos procesos de recuperación de desechos”, expresó Sylvain Bourloton.

Sin embargo, en este constante proceso por eficientar sus procesos a favor de la sostenibilidad, Innovet creó en 2018 su política de economía circular, mediante la cual se basa para reindustrializar sus residuos y transformarlos en materia prima que reintegra en sus propios procesos de producción, es decir, el material de plástico lo muele y lo pasa por un proceso llamado extrusión, del que resulta la película plástica, que nuevamente transforma el producto, creando así un circulo perfecto y continuo.

Sin embargo, su equipo de ingenieros, sigue trabajando en proyectos desde el reciclado de materia prima, como el caso de tabique plástico, que se encuentra ya en fase de prototipo y análisis.

Además, está constantemente rediseñando sus productos para eficientar el consumo de material generando menos desecho.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario