QUEDÓ INSTALADA LA LXIV LEGISLATURA FEDERAL

TRAS LA VERDAD

Cumpliendo con lo establecido por la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y Ley Orgánica del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, los diputados y senadores electos de ambas Cámaras, procedieron a la instalación de protocolaria. Ifigenia Martínez, instaló la de Senadores y Porfirio Muñoz Ledo, la de Diputados; ambos legisladores mayores de 80 años, requieren de apoyos para viandar, difícilmente pueden hacerlo solos. Dejarán historia como los más longevos; el poder político los alimenta. Un día antes, el diputado federal Porfirio Muñoz Ledo, dejó constancia por enésima vez de su afición por el alcohol, habiendo sido evidenciado en las redes sociales de ello, cuando salía de un restaurante en la CDMX; tuvieron que ayudarle a ponerse el saco debido a su alto grado de alcoholización y lo sostuvieron para caminar. Esta es una pequeña muestra de la composición de los nuevos integrantes de la Legislatura, se presume, “hará historia”.

En la conformación de ésta generación de legisladores parece ser la más variada desde el punto de vista de la preparación, de sus antecedentes laborales y profesionales; hay legisladores de carrera como Pablo Gómez o Beatriz Paredes, el primero de ellos ahora militante de Morena; hay “Stripers” como Sergio Mayer Bretón; “periodistas” como Lilly Tellez o exdelincuentes hoy transformados en decentes ciudadanos que pretenden transformar México; lesbianas que se promueven abiertamente en sus páginas de las redes sociales; legisladores que se dicen independientes pero que van con cualquier partido que los o las cobija; legisladores que llegaron a las cámaras por un partido y de inmediato (los juanitos) se adhirieron a la bancada de Morena. La gama de conocimientos de los legisladores es interminable. La gran mayoría sin ideología definida o transformada, modificada por las circunstancias que los obliga acceder al poder de cualquier manera, como Tatiana Clouthier, entre otros. En el grueso grupo de legisladores hay gobernadores en funciones (Chiapas) y exgobernadores; exsecretarios de Estado; viejas legisladoras como Ana María Sauri Riancho y Beatriz Paredes Rangel; Gerardo Fernández Noroña, un vividor de la política, activista y pendenciero regresó a la Legislatura Federal; Ana Guevara que pasó inadvertida en el Senado, va a la diputación, pero dejará el cargo para irse a otro puesto público a dirigir el deporte; exdirigentes de partidos; exgobernador del DF o CDMX. Una gama interminable de “oportunistas”; de entre ellos, el 46% carece de estudios universitarios, son estudiantes de la calle o egofóbicos.

En manos del grueso de estos legisladores estarán las reformas jurídicas y probablemente la creación de la “constitución moral”. De tal suerte que, ante la extrema ignorancia de la mayoría de los que conforman las Cámaras, unos cuántos serán los artífices de lo maquiavélico de aquellas reformas que pretenden la “Cuarta Transformación”. Como lo advertimos en otras columnas, la nueva “aplanadora” legislativa conformada por Morena y sus “satélites”, podrá abrogar, crear o reformar lo que les venga en gana, juntos tienen la mayoría simple, aunque para llegar a la  calificada requieren 334 votos de los 500 en la Cámara de Diputados y 80 en la de Senadores; sin embargo parece que no tendrían problemas para arribar a las votaciones calificadas para reformar la Constitución Política de los Estados unidos Mexicanos, seguramente el acomodaticio del Verde Ecologista, quien por razones “naturales” ya no es aliado del PRI, ahora podrá vender “caro su amor”, más las constantes renuncias de perredistas, podrán abultar el número del amorfo grupo de morenistas en donde ha sido recipiente o cloaca hasta de delincuentes. En el primer escarceo para conformar bancadas y empezarse a repartir dinero y las 56 comisiones ordinarias de dictamen, varios legisladores de “izquierda” de la coalición “Juntos Haremos Historia”, se incorporaron a la bancada de Morena. Las desavenencias se hicieron patentes, sin embargo, los beneficios del poder los une, los amalgama y fusiona sin la mayor dificultad. Por cierto, en las páginas oficiales de ambas cámaras aun no actualizan sus páginas web, por lo que no se sabe oficialmente cómo quedaron conformadas al inicio, incluso aquellos que se dicen “independientes”, pero que siempre coquetean con uno u otro partido como Martha Tagle. El “poder del poder” se hizo patente, ambas cámaras quedaron en manos de Morena, la disque izquierda mexicana; la nueva cámara de pseudoizquierda que dijera Ifigenia Martínez, al momento de pronunciar su discurso en la sesión de instalación. Señora trasnochada que ya solo representa a sus 88 años los remanentes de la desaparecida y extremista izquierda mexicana de los 60tas y 70tas, cuando estaba en la flor de la vida. La senadora, hoy solo es un símbolo anacrónico y vetusto de aquella izquierda radical; seguramente pronto será reemplazada de sus funciones ya que difícilmente puede valerse por sí misma.

Esta cuadrilla sí que hará historia. Ya lo dijo el dirigente minero y exprófugo de la justicia federal Napoleón Gómez Urrutia, quien nunca dio cuenta de los millones de dólares de que dispuso, propiedad del sindicato minero, al igual que lo hiciera Elba Esther Gordillo. Ambos libres de toda sospecha delincuencial. El dirigente minero fue arropado por algunos manifestantes bien ordenados y uniformados que acudieron en su apoyo político, por aquello de la imagen pública, dijo al arribar al Senado que: “llegó por la puerta grande, que ellos harán la transformación de México” y agregó: “que ayudará a cambiar la política económica del país para que realmente terminemos con la desigualdad, a reconstruir el país, terminarán con la pobreza y la ingrata corrupción”.  Vaya, vaya desfachatez de nuestros políticos.

Así está la política en nuestro México, sin rumbo, sin dirección, manejada por ocurrencias y con frases huecas como aquella que constantemente reitera el Presidente electo Andrés Manuel López Obrador, quien dice: “El pueblo es sabio”. Por aquello de someter a consulta popular los asuntos que le interesan personalmente a López Obrador, en esos casos argumenta al respecto: que el pueblo decida. Quisiera saber qué piensa Amlo del juicio sumario, sin defensa alguna, fuera del marco legal a que fueron sujetos dos campesinos a manos del “sabio pueblo”; ese enardecido pueblo decidió en un municipio poblano, condenaron a un par de inocentes a una muerte horrenda, como en épocas de la Edad Media: morir en la hoguera. Entre tanto, cada vez los foros para la pacificación que promueven los presuntos designados para ocupar cargos públicos, tienen más detractores, de tal suerte que Alfonso Durazo, próximo Secretario de Seguridad Pública, cada vez aplaza dar cumplimiento a las promesas de campaña y fija al menos 3 largos años para ello, en lo que sus votantes olvidan las promesas y reciben entretanto los beneficios directos como becas, dinero y otros apoyos; si hubieran dicho en campaña que sus promesas no se cumplirían en pronto plazo, seguramente otro resultado electoral se hubiera dado. Pero, el verbo hubiera no existe en la actividad cotidiana, es o no es. Una nueva historia empieza a escribirse y no augura nada bueno, espero equivocarme, más la estela de indicios que dejan los actores políticos hacen presumir resultados negativos.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario