La Constitución da facultades a la SCJN para invalidar iniciativa: Pérez Dayán

La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos ofrece la facultad a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para invalidar cualquier acto que no la respete, independientemente de la fuente de donde provengan los proyectos de iniciativas de reforma a la Carta Magna, advirtió Alberto Pérez Dayán, ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

“Es precisamente la Constitución federal, esta que ahora conmemoramos, la que dio a la Suprema Corte de Justicia de la Nación, las facultades suficientes para invalidar cualquier acto que no la respete, independientemente de la fuente de la que provenga, electa o no electa, sin distinción alguna”, enfatizó.

Durante su participación en la ceremonia del Aniversario de la Constitución de 1917, el ministro refirió que por encima de la Constitución no hay poder alguno, nada ni nadie; en tal sentido, expresó que no se debe permitir que esto se olvide o se confunda.

Además, comentó que es precisamente la constitución federal la que dio a la Suprema Corte de Justicia las facultades suficientes para invalidar cualquier acto que no la respete, para invalidar cualquier acto que no la respete, independientemente de la fuente de la que provenga, electa o no electa.

Por eso, afirmó, debemos coincidir que los tres Poderes de la Unión e integrantes son democráticos al surgir precisamente del testamento constitucional y que, en ese sentido, ningún poder es más democrático que otro.

Además, resaltó que cada sentencia del Poder Judicial obliga a quienes no cumplen con el mandato de la constitución a realizar lo que esta prescribe; es decir, cumplir la ley, dijo, es uno de los actos democrático más genuino del servicio público.

“Cada sentencia del poder judicial que obliga a quienes no cumplen con el mandato de la constitución o de la ley a realizar lo que estas prescriben, representa un acto democrático que honra la confianza popular en él depositada. En otras palabras, hacer cumplir la ley es uno de los actos democráticos más genuinos del servicio público. Defender a la constitución es defender al pueblo mismo, aunque no siempre se quiera atender así”.

Asimismo, el ministro señaló que defender la Constitución es defender al pueblo mismo, pese a que no siempre lo quieran atender así.

“Duele escucharlo, lo sé, pero más doloroso sería dejarlo pasar”, mencionó.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario

25 − = 21