Home » Barra de opinión » “¿Hay alguien ahí?” Jesús Roldán Acosta

“¿Hay alguien ahí?” Jesús Roldán Acosta

“Frecuencias”.

Eso se preguntan muchos ciudadanos interesados en realizar sus trámites en cada una de las siete delegaciones políticas y aún en las oficinas del Centro Cívico de la capital queretana que ahí acuden y no son atendidos como se merecen, ya que muchos funcionarios no se les ubican, por encontrarse fuera de sus oficinas; ¿andarán ya en plena campaña pre-electoral? Son varios los tipos de asuntos que se encuentran sin visos de solución para las personas que permanecen atónitas, al no contar con rápida respuesta de los servicios municipales que continúan en trámite, “están “parados” los mismos, hasta nueva orden”, esa es la explicación que reciben.

Nos preguntamos, ¿por qué la existencia de la “veda electoral” incide en el funcionamiento administrativo de la burocracia del municipio capitalino? ¡Qué pena que eso suceda en nuestros días!

Es vital que quienes ostenten esos cargos concluyan su gestión político-administrativo. Con ello se puntualiza el deleznable ejercicio del “chapulineo” en todos los niveles jerárquicos.

Es más, eso mismo lo observamos en las propias oficinas de los regidores –ubicadas en el tercer piso del Centro Cívico), que sin distingo alguno de filiación política también brillan por su ausencia; salvo este día martes 10 de febrero que habrá sesión de Cabildo; es de las escasas ocasiones en que se dejan ver los regidores), con eso pretenden justificar sus elevados salarios.

Acogiéndose a una Nueva Reforma Electoral, debería establecerse la prohibición de solicitar licencia al cargo electoral que cuenten en su momento, con la finalidad de que le cumplan a la ciudadanía en sus funciones encomendadas. Eso implicaría tanto a los casos de gobernador, diputados federales, locales y presidentes municipales, así como a los propios regidores.

Recordemos que en la anterior Legislatura local, la entonces diputada Dalia Garrido Rubio, actual Delegada estatal de la Profeco, ella autorizó en la Comisión de puntos Constitucionales -que a la sazón presidía- y otorgó el Visto Bueno del entonces presidente de la Mesa Directiva (y también priista) Hiram Rubio (que cobra actualmente como director de Proyectos Especiales en el municipio de Querétaro); éste último, mediante una Ley rápida propició que la mayoría de los diputados locales aprobaran salir (más bien dirían “saltar” a otros cargos públicos) de elección popular, pudiendo seguir cobrando como tales.

Por cierto ¿Dónde están los diputados Ricardo Carreño Frausto, Diego Foyo y Eunice Arias? Entre otros más, que hasta hace unas cuantas semanas se interesaban por registrar sus precandidaturas -avaladas por su partido político, el PRI- a una diputación federal? Y que por esa razón se ocuparon momentáneamente de las comunidades a las que deseaban representar, descuidando los distritos locales que les correspondían atender.

Ahora que ya no fueron tomados en consideración para las elecciones próximas como “candidatos de unidad” (o mejor dicho, “únicos”). También existen los casos de los actuales regidores del municipio capitalino pertenecientes al PRI, como Mariana Negrete Septién, María Alemán Castillo, Abigail Arredondo y de Eduardo Carrera Perusquía, mismos que se interesan por los Distritos locales, en ese mismo orden: 1ero., 2do.; 3ero., y 4to., respectivamente. ¡Es el colmo!

Correo electrónico: jroldanacosta@hotmail.com

Twitter:@Jroldana

About admin

Deja un comentario

Tu dirección de mail no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

*