Le extirpan tumor en columna y vuelve a caminar

Este tipo de tumoraciones se presentan en uno de cada 100 mil habitantes.

Arely Patricia Rangel Martínez, con tan solo 33 años de edad y mamá de dos pequeños niños, recibió una noticia que cambiaría su vida, al llegar al servicio de Urgencias su diagnóstico fue de tumor en el cono medular, lo que provocó la pérdida de sensibilidad y dolor agudo en miembros inferiores.

El doctor Reiñero De La Vega Altamirano, neurocirujano del Hospital General Regional No. 1 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Querétaro, señaló que  “a ella se le encontró un tumor intrarraquídeo extra medular que con el crecimiento obstruye el canal medular, dejándola paralítica, con una paraplejía que requirió el ingreso urgente a quirófano”.

Los ependimomas son tumores en el sistema nervioso central que se pueden ubicar en el cerebro, en el cerebelo y en la médula espinal, sin embargo, son tumoraciones más comúnes en niños, pero aún así son los menos frecuentes en esta zona. Se llega a presentar con una frecuencia entre 100 mil habitantes, del uno al dos por ciento.

“Son tumores que se clasifican en grados, del uno al cuatro según la OMS; el caso de Arely está en el grado uno o dos, el riesgo de recidiva —repetición de la enfermedad— es bajo, ya que se le dio tratamiento quirúrgico, radioterapia”, señaló el doctor Bañales, neurólogo 

“Me tuvieron que operar de urgencia, entré muy sintomática a quirófano, ya no podía moverme, con mucho dolor…”, señaló Arely, mientras entrelazaba sus manos al recordar que cuando salió del procedimiento, se quedo internada durante 15 días por el intenso dolor en sus piernas.

A pesar del pronóstico, el inicio de la rehabilitación en agosto del 2018 fue la pauta para comenzar su recuperación; al principio los traslados eran en ambulancia, conforme mi terapeuta vio mis avances fue cambiando mis rutinas de ejercicios; ya me ponían de todo, corriente, compresas, estiramientos, masajes, ultrasonido y la infiltración de rodillas”, compartió Arely.

María Elvira Bolaños Rodríguez, fisioterapueta del IMSS, indicó que “el mayor trabajo ha sido en piernas, más trabajo de equilibrio, fuerza, ella no se sostenía parada, no tenía control de esfínteres; aquí se empezó a trabajar sensibilidad después de la cirugía y ahorita tiene más de 70 por ciento de avance en su rehabilitación, ya es independiente en su casa y en los traslados. La principal satisfacción de un médico, es ver al paciente que a pesar de su limitación, realiza sus actividades básicas de la vida diaria”.

El Seguro Social tiene la infraestructura y el personal médico especializado para atender urgencias que ponen en riesgo la vida de los derechohabientes, por lo que exhorta a la población a acercarse a los servicios para ayudar en la prevención y/o detección oportuna de enfemedades.

 

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario